Origenes

Conocer nuestra historia es un medio imprescindible para seguir construyendo el presente y el futuro de nuestra organización. En general, el pragmatismo y cortoplacismo extremo que caracterizan la climatología intelectual de la sociedad en que vivimos y el nulo interés o beneficio que tienen estos temas han logrado definir la historia de la USO como sinuosa, discontinua y traumática.

 

La Unión Sindical Obrera nace a finales de la década de los 50, siendo la primera organización sindical democrática que se crea en la posguerra como respuesta a las nuevas generaciones de militantes sindicalistas a las exigencias que planteaba el despegue económico del país tras dos décadas de autarquía y la imperiosa necesidad de defender a una clase trabajadora privada de libertades sindicales y políticas.

 

La Carta Fundacional de la USO, aprobada y publicada en 1961, fue un soberbio documento revulsivo en medio del páramo cultural e ideológico que era la España de aquellos años. En ella se recogen la identidad genuina de la organización, los valores de fondo que inspiran su concepción de sindicalismo y la razón de ser de su comienzo para construir con los trabajadores y trabajadoras un futuro alternativo y mejor. La Década de los 60 supone por tanto el despegue de la USO al hilo de una España rejuvenecida que va despegando también, sacudiéndose poco a poco el miedo y el subdesarrollo.

 

La Década de los 70 se inicia con una dolora escisión en el seno del sindicato, que será superada tras un intento de disolver la USO y convertirla en el partido revolucionario de la clase obrera. Dicha década verá la constitución de la Coordinadora de Organizaciones Sindicales, el primer Congreso en libertad de nuestra organización y la segunda secesión acaecida en 1977, una escisión de dirigentes de USO hacia UGT que frena el acceso del sindicato a la libertad y el proceso de afiliación masivo y que pone en entredicho el futuro y la continuidad del sindicato.

 

La historia de la USO en los casi 20 años que transcurren desde su nacimiento a la instauración de la Democracia en 1977, es la historia de un gran esfuerzo por implantar el sindicato en todas las regiones españolas a partir de los núcleos originarios del País Vasco, Asturias y Madrid. No hay prácticamente una sola lucha o movilización obrera  acaecida en la segunda mitad del franquismo que no esté asociada al esfuerzo militante de compañeros y compañeras de la USO.

 

Será en la Década de los 80 cuando la USO logre su clarificación ideológica e inicie la construcción de una organización rigurosa y coherente. Los esfuerzos de austeridad y coherencia organizativa darán sus frutos en el terreno financiero con la fundación de la Caja de Resistencia.

 

El proceso de independencia sindical y financiera se asienta de manera notable en la Década de los 90. Pese al sectarismo torpe de algún sindicato, Europa reconocerá a la USO como miembro de hecho de la Confederación Europea de Sindicatos. Tampoco en esta época descuidó la USO sus compromisos de lucha y extendió dentro de su organización un brazo solidario denominado SOTERMUN, una organización colaboradora a través de recursos propios e institucionales con organizaciones compañeras de América Latina, África, Europa del este, Asia y Palestina.

  USO en el siglo XXI

Origen y evolución histórica del internacionalismo obrero y sindical

Relaciones y política internacional

Crónica de los protagonistas